Google
 

Los trastornos de personalidad multiplican por 20 el riesgo de dependencia a psicotropos

Fuente:
http://www.azprensa.com/noticias_ext.php?idreg=22531

Noticias

Los trastornos de personalidad multiplican por 20 el riesgo de dependencia a psicotropos

Los expertos insisten en el abordaje integral de la patología dual
Madrid, 20 mayo 2006 (azprensa.com)

Los especialistas tienen muy clara la definición: concurrencia en un mismo individuo de una conducta adictiva y otro trastorno mental.

El diagnóstico de la patología dual y, en consecuencia, su correcto tratamiento son ya harina de otro costal. El propio presidente de la Asociación Española de Patología Dual (AEPD), Néstor Szerman, reconoce que “no hay una pauta” para detectar esta realidad clínica que, sin embargo tiene una “alta prevalencia”.

En este sentido, tanto Szerman como el resto de especialistas que participaron en la 8ª jornada sobre “Patología dual: de la Psicopatología a la adicción o viceversa”, destacan datos que prácticamente no dejan lugar a dudas. “Los trastornos de la personalidad, y en especial el trastorno límite, multiplica por más de 20 el riesgo de dependencia a múltiples sustancias psicotrópicas” y, en el caso del alcohol, la existencia de un trastorno mental multiplica por seis el riesgo de abuso del mismo, asevera Ignacio Basurte Villamor, psiquiatra de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.

Desde el punto de vista contrario, el responsable de Relaciones Internacionales de la Agencia Antidroga de la Comunidad de Madrid, Carlos María Álvarez Vara, puntualiza que “el consumo de drogas hace que el riesgo de sufrir una enfermedad mental de cualquier tipo se multiplique al menos por cuatro”.

Son las dos caras de una misma moneda que “representa una importante complejidad clínica y asistencial —añade Basurte—, con el consecuente coste económico derivado de una mayor frecuentación por parte de estos pacientes de los servicios de urgencias y hospitalizaciones, sobre todo cuando se unen trastornos como la esquizofrenia y la dependencia a sustancias psicotrópicas”, lo que ocurre en más de la mitad de los casos de esta enfermedad mental.

De hecho, este especialista prevé que “es probable que para el año 2025, tres de cada cuatro de las enfermedades que se traten en los dispositivos de salud mental tengan que ver con la patología dual”.

Diagnóstico y tratamientoEl reto, no obstante, es harto importante, dada la dificultad que conlleva la detección de esta patología, “salvo que el facultativo esté entrenado y sea sensible al diagnóstico” de la misma, en palabras de Szerman. “Si no lo está puede diagnosticar, y por tanto tratar, sólo una de las dos patologías, lo que hará que la evolución de ambas sea peor”.

El claro “infradiagnóstico” de la patología dual procede de las dos enfermedades, precisa Basurte, concretando que los pacientes se derivan tanto desde los servicios de salud mental a los dispositivos antidroga como al contrario.“Lo ideal es que el paciente reciba un tratamiento integral y simultáneo” que incluya aspectos tanto clínicos como psicosociales, explica el presidente de la AEPD, pero “es complicado por la existencia de dos o más redes clínicas diferenciadas”, en lugar de una, o varias, pero que integren el abordaje conjunto de ambas patologías.

Desde la AEPD, que funciona desde hace poco más de un año y cuyo balance hasta el momento es “enormemente positivo”, a juicio de Szerman, “se trata de sensibilizar e integrar a los profesionales que tratan estas enfermedades en redes clínicas que aborden ambos cuadros patológicos”, añade.

Precisamente ésa es la línea de prevención respecto a la patología dual que defiende Szerman, quien considera que “la mejor forma de prevenir es sensibilizar a la población y a los profesionales de la existencia de la patología dual”.

Eso sí, no descarta que en el futuro se pueda prever qué personas son más vulnerables a desarrollar conductas adictivas para tratarlas de forma eficaz y precoz, tal y como ocurre ya con el trastorno por déficit de atención e hiperactividad, que predispone a los niños que lo sufren a tener problemas de adicción en la edad adulta.